Soy fanático del cine. No sólo me gustan las películas sino entender cómo se hicieron, detalles sobre la cinematografía, música, lugares de filmación, vida de los actores, etc. En una de esas horas de investigación di con la historia de Andy Serkis quien me inspiró a escribir unas líneas sobre un tema de liderazgo.

De nombre a casi nadie le suena. Es más, ni siquiera su cara. Pero no conozco a nadie que pueda decirme que no vió alguna de sus películas. Hagamos un breve listado de sus personajes: el simio César en la trilogía de El Planeta de los Simios, Gollum en la trilogía de El Señor de los Anillos y el Hobbit, King Kong, Líder Supremo Snoke en Episodio VII y VIII de Star Wars, etc…vieron alguna de estas películas???

El problema para identificar a Serkis en sus películas es que actúa de encubierto. Gracias a la tecnología, Andy Serkis le da vida a estos personajes computarizados a través de los movimientos de su cuerpo, expresiones faciales y voz. Sin embargo no se le ve la cara y por lo tanto la gente no lo reconoce. Tampoco los organizaciones que otorgan premios; no estuvo ni siquiera nominado a un premio grande.

Me quedo picando esta idea…

El “fenómeno Serkis”

Salgamos del cine y vayamos a una empresa cualquiera. El “fenómeno Serkis” suele ser muy común. Se logran resultados importantes. Se cumplen y superan objetivos. Se expanden en otros países. Se lanzan nuevos productos. Se obtiene algún premio en una competencia. Se recibe atención en los medios, etc…

La pregunta es…¿quién recibe el reconocimiento? Me gustaría decir que todo el equipo, pero no siempre pasa. La sociedad reconoce al líder, la (casi única) cara visible. Pero detrás del líder tal vez hay decenas, cientos o miles de Serkis que trabajaron duro para lograr ese objetivo y muchas veces no son reconocidos.

Otra forma es posible…

El reconocimiento es uno de los factores fundamentales para motivar a la gente. No estoy pregonando que todos lo reciban por igual. Debe ser justo y equitativo en base a la contribución de cada uno. Pero por más chico que sea es siempre necesario reconocer. Como creo que tanto le gustaría a Andy Serkis, no te olvides de “ponerle” las caras de tu equipo al trabajo bien hecho.

Porqué todo líder nunca debe olvidar a Andy Serkis
Compartí este post:
Facebooktwitterlinkedin
Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *